BC Turf: BRICKS AND MORTAR asegura el Caballo del Año

Por Hernán Cortez.

Si había una estrella en la doble jornada de las Breeder’s Cup de este año, este era Bricks And Mortar, el entrenado por Chad Brown, había tenido una campaña perfecta esta temporada con 5 triunfos 4 de ellos Gr. 1, siempre montado por Irad Ortiz Jr. Pero en estas Breeder’s, los grandes favoritos estaban cayendo como torres de papel y las dudas rondaban sobre su capacidad de llegar con solvencia a la milla y media, la distancia clásica por excelencia, que tanto les cuesta llegar al caballo norteamericano y punto fuerte del caballo europeo, que este año tenían como mejor representante a Anthony Van Dyck, el sorpresivo ganador del Derby de Epsom de este año, cuyas conexiones eran nada más y nada menos, que el team Coolmore, Aidan O’Brien y Ryan Moore, lo que supondría que para ganar Bricks And Mortar, tendría que demostrar lo que corría y lo que no corría también.

Esta Breeder’s Cup Turf, se dio con una largada desafortunada para Mount Everest, el otro representante de Coolmore – este en sociedad con la familia Niarchos – cosa que fue constante en estas Breeder’s para los representantes europeos. Acclimate, salió a marcar el pace de la prueba seguido a unos 2 cuerpos por Bandua y United, mientras Irad Ortiz Jr. con Bricks And Mortar, buscaba acomodarse cerrando su línea de carrera, aprovechando de paso, para tratar de montar la trampa a Ryan Moore y a Anthony Van Dyck que quedaban junto al riel, con caballos al frente de él y la posterior pareja ganadora a su costado. Así permanecieron hasta la mitad de la prueba, donde el puntero en un ritmo sostenido dejaba los 1.200 metros en 1m. 13s.26/100, y con un Moore totalmente consciente de lo que se estaba cocinando, este lograba retroceder algunas posiciones para buscar libertad, tratando de salirse de la trampa en que se había metido, al comienzo del giro del codo, consiguió los espacios y se lanzó en busca de los punteros, dejando atrás a Bricks And Mortar, que con una monta fría y calculadora de Irad Ortiz Jr. esperaba su momento y este momento llegó a la entrada del derecho, cuando hizo correr en firme a su conducido. A todas estas Ryan Moore, en una mala decisión lanzó a su conducido por un espacio muy pequeño entre Bandua – que había tomado la delantera al entrar al derecho – y United – que seguía acosando haciendo esfuerzos por quebrar a los punteros – pero en un ligero cambio de línea del tordillo del Calumet Farm, se le cerraron las puertas a Anthony Van Dyck, que perdió el paso y toda posibilidad de victoria, mientras Ortiz, libre de tropiezos embalaba por fuera al campeón de la cuadra de  Brown, pareciendo por momentos no alcanzar al insistente y sorpresivo United, pero los campeones están hecho de ese algo especial que se sobreponen a todo, dan el 100% y algo más para alcanzar las victorias y eso sucedió al final con Bricks And Mortar, que superó por cabeza e raya a United, que realizó la carrera de su vida; generando una exacta de hijos del 3 veces líder semental Giant’s Causeway, cosa curiosa, porqué el gran semental de Coolmore en América no se caracterizó por producir caballos clásicos por encima de los 2.000 metros. Anthony Van Dyck llegó en el tercero con un Ryan Moore, echando al traste todo lo bien que había hecho en el tramo posterior al entrar a la recta final, ya que a su derecha le quedaba mucho espacio libre para proyectar a su conducido y el escogió la opción más difícil, pero son decisiones de fracciones de segundo que esta vez no le salió bien al jinete del team Coolmore.

Bricks And Mortar representaba la tercera victoria de la serie de la Breeder’s del fin de semana para Chad Brown – todas en la grama – y la decimo quinta del total de su historial.

Para Irad Ortiz Jr. representaba igualmente su tercera victoria de la doble jornada de Breeder’s y para el momento su octava victoria en el total de su historial.

De esta manera Bricks And Mortar asegura el título de caballo del año en USA, así como el de campeón gramero. Su destino será ahora las tierras del Shadai Farm, donde pasará a cumplir el rol de semental ya que la operación de cría nipona había adquirido sus derechos como semental a mediados del verano, aparentemente ante la apatía y poca recepción que al parecer generó Bricks And Mortar en los criadores norteamericanos.

Hijo como ya mencionamos del 3 veces líder semental por producción de dinero Giant’s Causeway, en una madre por Ocean Crest, lo que genera una duplicación 3×3 al campeón dos años en Inglaterra e Irlanda de 1981 Storm Bird, su línea materna es la 21-a del ramo de desarrollado por Dog Blessed (Bull Dog en Blessed Again por Blue Larkspur)

Su madre Beyond The Waves, es madre también de la ganadora de Gr.3 Emerald Beech (por Maria’s Mon).

Y aunque su línea materna inmediata no prime por la producción de ganadores clásicos de grado y Bricks And Mortar no tenga una estructura de pedigrí que a primeras luces enamore, formada por Giant’s CausewayOcean CrestExcellerStage Door JohnnyOlympia; siempre queda la esperanza que, aunque Giant’s Causeway no se estabilizó como un padre de padrillos de élite en territorio norteamericano, si lo hizo con su única producción nacida en Europa por intermedio de sus hijos Footstepsinthesand (en Glatisant por Rainbow Quest) y Shamardal (en Helsinki por Machiavellian), mostrando gran predilección por la grama, superficie dónde se realizan las principales pruebas del calendario de carrera nipón. Esto y la gran clase demostrada en su campaña como caballo maduro son los puntos de fuerza que le otorgarían chance de sobresalir en la cría; algo de lo que los criadores norteamericanos no está convencidos de que pueda suceder (y aquí entre nos, tampoco lo creo); pero siempre estará presente un Sundai Silence (Halo en Wishing Well por Understanding Fam. 3-e), recordando con su gran historial, que todo es posible y que hasta los más grandes sementales de la historia al inicio tuvieron sus detractores.