Rumbo a Las Breeders’ Cup # 7: ¡Rebelión en la Granja! Los “plebeyos” SLAMMED y TYLER’S TRIBE intentarán superar a los “aristócratas” en las Breeders’

Resulta extraño ver como participantes a ejemplares provenientes de la cría en estados no referentes, en este renglón, en USA, dentro de las pruebas de Breeders’ Cup. Pese a ello, este año se presenta un par de ejemplares, con suficientes créditos, como para ser considerados rivales serios en sus compromisos de Breeders’ Cup, nacidos y criados en dos estados cuya representación no es común en estos eventos: Iowa y New Mexico. De hecho, las estadísticas dicen que desde la inauguración de la serie de Breeders’ Cup, durante la temporada 1984, en el desaparecido Hollywood Park (California), han participado en total 4.344 ejemplares y sólo dos han sido ejemplares nacidos y criados en dichos estados, uno en Iowa y uno en New Mexico.

Desde New Mexico llega este año la encumbrada corredora castaña Slammed (18, por Marking), ganadora en 9 de sus 12 actuaciones, apuntalada hacia la Breeders’ Cup Filly & Mare Sprint (G1, 1400m, US$ 1.000.000), tras su notable triunfo en el reciente Thoroughbred Club of America S. (G2, Keeneland, 1200m, arena, US$ 350.000), que le otorgó pase directo a la prueba. Guiada por el efectivo Florent Geroux, la entrenada de Todd Fincher galopó solventemente a siete rivales, liderando todo el trayecto y dejando marca de 1:10.03, finalizando en un sólido 12.32, prácticamente, contenida por su jinete. Desde ese día, 8 de octubre, no se le ha reportado ningún trabajo oficial, pero está pautada para trabajar este fin de semana próximo. Slammed es una candidata seria a triunfar en su compromiso de Breeders’ Cup.

Totalmente distinta resulta la “historia” del primer nacido en New Mexico que participó en Breeders´Cup. Se trató del castrado alazán Ricks Natural Star (89-17, por Natural Native), que llegó a correr reclamos de US$ 3.500 en Sunland Park (New Mexico). Sin embargo, ya con siete años a cuestas, con tres temporadas sin ganar y un año sin correr, se metió en la nómina de la Breeders’ Cup Turf (G1, Woodbine, 2400m, grama) del año 1996, compitiendo con extraordinarios corredores como el irlandés Pilsudski (92-15, por Polish Precedent), que resultó el ganador entonces, los también irlandeses Singspiel (92-10, por In The Wings) y Swain (92-22, por Nashwan), sus inmediatas escoltas, además de la múltiple Campeona Windshap (91-11, por Lear Fan), el Caballo del Año canadiense Chief Bearhart (93-12, por Chief’s Crown), el 4 veces ganador de máximo nivel Awad (90-11, por Caveat), la irlandesa Luna Wells (93-15, por Sadler’s Wells) y el floridense Marlin (93-18, por Sword Dance), cinco veces ganador G1, por sólo nombrar algunos.

Esta “locura” de correr a Ricks Natural Star contra los mejores grameros del mundo fue una “ocurrencia” de su propietario, William Livingston, un veterinario “todero”, que se anunciaba capaz de tratar “desde periquitos a elefantes”, quien había obtenido su licencia de entrenador un poco antes y pagó US$ 40.000 para suplementar a su caballo y darse su “gusto” de participar en una carrera de Breeders Cup. Para entonces no se había implementado aún ekl sistema clasificatorio que hoy impera y evita este tipo de “locuras”.  Livingston llevo a Ricks Natural Star hasta Woodbine por vía terrestre en un trailer. Como se le requirió un trabajo “oficial” para certificar que el caballo estaba en condiciones de correr, lo hizo brisear en Remington Park (Oklahoma), donde Ricks Natural Star cubrió los 1200m en 1:21.46, más lento difícil. El caso es que compitió. En la carrera, disputada ese año el 26 de octubre, con Lisa McFarland en sus estribos, Ricks Natural Star luchó por el liderato con el calificado Diplomatic Jet (92, por Roman Diplomat), durante los primeros 800m, en parciales de 24.20 y 50”, para luego irse al fondo y terminar último (14°), por supuesto, fuera de carrera.

Ricks Natural Star correría una vez más. Sería en un reclamo por US$ 7.500, disputado en Turf Paradise (Arizona) sobre 1300m, donde arribó entre 10 participantes, sin verse luchar en ningún momento. Sin embargo, digamos que el final fue “feliz”, pues Ricks Natural Star fue reclamado en esa competencia por Larry Webber, con la finalidad de retirarlo de las pistas. En adelante vivió pensionado en Sunnyside Farm (Kentucky), hasta noviembre de 2017, cuandodebió ser sacrificado para evitarle seguir sufriendo debido a dolencias propias de su avanzada edad (28 años). La insurgente Slammed podría ponerle un “capítulo” festivo a esta “historia” si logra, como muchos esperan, imponerse en la próxima Breeders’ Cup Filly & Mare Sprint (G1).

El representante de Iowa este año será el impresionante Tyler’s Tribe (20, por Sharp Azteca), actualmente invicto en 5 salidas, cuatro de ellas selectivas, la más reciente de ellas realizada el sábado, 1 de octubre, cuando galopó a su antojo el Iowa Cradle S. (Prairie Meadows, 1200m, arena, US$ 100.000), lo que ha valido que se le catalogue como el ejemplar “más veloz visto en la historia de ese estado”. El potro triunfó marcando parciales de 21.82 (400m), 44.81 (800m) y 0:57.16 (1000m), dejando registro total de 1:09.74 (1200m). Cruzó la meta con 6-½ cuerpos de ventaja, sin haber sido exigido nunca, acumulando así un total de 59-¾ cuerpos de ventaja en sus 5 triunfos, es decir, prácticamente, un promedio de 12 cuerpos de ventaja por triunfo.

Pese a que su “carrera natural” en las Breeders’ debería ser la Breeders’ Cup Juvenile (G1, 1700m, arena, US$ 2.000.000), sus allegados han decidido no ir a dicho evento, tomando como principal factor la distancia, pues Tyler’s Tribe nunca ha corrido más allá de 1200m. En cambio, han redireccionado el rumbo de la campaña del veloz potro hacia la Breeders’ Cup Juvenile Turf Sprint (G1, 1100m, grama, US$ 1.000.000), que este año se realizará apenas por 5ª vez, pues se inauguró en 2018.Acá, el reto para el potro será otro, pues por primera vez le tocará actuar sobre pista de grama, una superficie en la que algunos de sus hermanos paternos se han desempeñado con éxito, incluyendo a Sharp Aza Tack (20, por Sharp Azteca), ganador del Tyro S. (Monmouth Park, 1000m, grama, 0:55.71) el 30 de julio y en el Juvenile Sprint S. (Listado, Kentucky Downs, 1300m, grama, US$ 500.000), a sólo ¾ de cuerpo, el 8 de septiembre.

El sábado pasado Tyler’s Tribe fue probado por primera vez “oficialmente” en pistas de grama, trabajando en Keeneland, adonde arribó hace más de una semana ya. El potro trabajó 600m, bajo la guía de la jocketta Kylee Jordan, su monta “oficial”, agenciando marca de 39.80, siendo ese el único trabajo realizado ese día en la distancia sobre la grama. “Kylee (Jordan) lo sintió bien en la grama”, afirmó su entrenador Tim Martin, además uno de sus copropietarios. “Me preocupé un poco cuando lo vi tratando de saltar los conos (colocados en la pista para limitar la pista como baranda externa). Quizás tenga futuro como saltador”, señaló bromeando, se supone, el entrenador. En serio, señaló que no estaba para nada preocupado por la lentitud del trabajo. “Siempre trabaja (600m) en 38” o 39”. Si trabaja con otro caballo marcaría bullet work. Yo sé que es muy rápido y sé que puede correr”, afirmó con confianza. En honor a la verdad, el historial de trabajos de Tyler’s Tribe ratifica lo que afirma Martin.

Tyler’s Tribe tendrá entre sus rivales en esta carrera a un “avioncito” irlandés, la potra the Platinum Queen (20, por Cotai Glory) quien derrotó a los sprinters maduros europeos en el reciente Prix de l’Abbaye (G1, Longchamp, 1000m, grama) y que, casualmente, tendrá en su silla a otra jocketta, en su caso, la premiada Hollie Doyle, ratificada para conducirle en la “Breeders’” por ser capaz de hacer el peso que le corresponde por su condición de potra y no dar ningún tipo de ventaja. Hasta ahora, la Breeders’ Cup Juvenile Turf Sprint (G1) ha tenido cuatro ganadores. La versión inaugural la ganó un pupilo de Todd Pletcher (Bulletin), mientras que las tres siguientes (2019-20-21) han sido “acaparadas” por entrenados de Wesley Ward, incluyéndose entre ellos la potra irlandesa Twilight Gleaming (19, por National Defense), vencedora el año pasado. Este año, Ward tiene a la potra Love Reigns (20, por U S Navy Flag), la ganadora del Bolton Landing S. (Saratoga, 1100m, grama, agosto/21) como su carta en la prueba.

Por Cierto, el primer corredor en Breeders’ Cup nacido en el estado de Iowa fue el castrado Topper T (16, por Bellamy Road), ganador del Iowa Cradle S. como Tyler’s Tribe, que participó en la Breeders’ Cup Juvenile (G1, Santa Anita Park, 1700m), finalizando en un grupo de 13 corredores, prácticamente, a 20 cuerpos del ganador, el Campeón generacional Game Winner (16, por Candy Ride). Topper T continuó activo en las siguientes tres temporadas, 3 a 5 años, logrando figuraciones en eventos de grado a los 3 años en Gulfstream Park y triunfando en el Dan Johnson Spriint S. (Prairie Meadows, 1200m, arena) a los 5 años, habiendo sido premiado como el Campeón Maduro en Indiana durante 2021. En la actualidad, se mantiene activo en Prairie Meadows (Indiana), mostrando campaña de 6-8-5 (34 acts.), con premios por US$ 400.297.

Paramos acá por hoy. Seguimos el próximo viernes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *