Rumbo a las Breeders’ Cup (# 4): CAVE ROCK, FORTE y LOGGINS prometen una vibrante Breeders’ Cup Juvenile (G1)

Entre las 14 pruebas clasificatorias a las Breeders’ Cup, disputadas el fin de semana pasado hubo dos que pintaron un panorama espectacular para la próxima Breeders’ Cup Juvenile (G1, Keeneland, 1700m, US$ 2.000.000), que se disputará en la primera jornada de los dos días de Breeders’ Cups, es decir, el viernes 4 de noviembre.

Las dos pruebas clasificatorias a la Breeders’ Cup Juvenile (G1) se realizaron el sábado, 8 de octubre. La primera en largarse fue el tradicional Claiborne Breeders’ Futurity (G1, Keeneland, 1700m, US$ 600.000). Allí se presentó un final “polémico”, pero sobre todo emocionante, con dos potros surgiendo como lógicos aspirantes para el compromiso del 4 de noviembre. Luchando desde el principio, siguiendo un serio tren de carrera de 22.94 (400m) y 46.36 (800m), el inexperto Loggins (20, por Ghostzapper), realizando apenas su 2ª actuación, bajo la conducción de Florent Geroux, se hizo líder poco antes de la entrada a la recta final, luego que el reloj marcara 1:11.63 (1200m). Es en ese entonces, cuando, avanzando desde el poste de los 1000m, aparece el favorito Forte (20, por Violence)atropellando con mucha eficacia, accionando por una 4ª línea de carrera, pareciendo que pasaba de viaje en camino hacia la llegada. Sin embargo, el potro no lo hizo, cerrando hacia las líneas internas, por donde Loggins se resistía a ser dominado.

La lucha se planteó cerrada pues Loggins mostraba garra e intentaba regresar a la punta. Sin embargo, Irad Ortiz Jr., sobre la silla de Forte, comenzó a aplicar su “método” acostumbrado, apretando a su rival, al punto de llegar a toparle pasados los 200m finales. Por supuesto, Loggins pierde la estabilidad instantáneamente, pero se recupera de inmediato, buscando seguir la lucha. Los dos potros pisaron la milla en 1:38.17 y siguieron recorriendo los 100m finales apareados en lucha, pero siempre con Forte dominando, que cruzó el disco en ganancia en registro de 1:44.74, un remate de 6.57. Todo bien, pero al observarse la toma de frente, se percibe como Ortiz Jr. hace uso inadecuado de su látigo, el cual cargaba adentro, en su mano izquierda, haciendo contacto con Loggins, aparentemente, en forma casual, pero seguramente en forma efectiva, en el sentido de generar una acción defensiva en Loggins. Hubo reclamo, de parte de Geroux, y observación, por parte de los comisarios. Sin embargo, los comisarios tuvieron una especie de “ceguera parcial” porque nada vieron y dejaron todo como estaba. Geroux afirmó que pensaba que los “tropiezos” provocados por Forte causaron la derrota de su conducido, que cayó apenas por cabeza. Forte que venía de triunfar en el Hopeful S. (G1, Saratoga, 1400m, US$ 300.000) el pasado 5 de septiembre, obtuvo el pase directo a la Breeders’ Cup Juvenile (G1), pero no se librará de volver a encontrarse con Loggins en dicho evento. Habrá revancha.

Dos horas y media después en la Costa Oeste se realizó el American Pharoah S. (G1, Santa Anita Park, 1700m, US$ 300.000), donde el “polémico” Bob Baffert fue protagonista al presentar un cuarteto de potros, que se tomaron la “licencia” de ocupar los cuatro primeros lugares. Algo que, aunque sea Baffert en California, no deja de ser impresionante. Corrieron ocho en total, pero el dominio de los de Baffert fue pleno desde el vamos. Entre ellos, el nuevo “fenómeno” de la cuadra, el invicto Cave Rock (20, por Arrogate) se puso adelante, muy a pesar de la presión de sus compañeros de establo, dejando parciales de 22.96 (400m), 46.82 (800m) y 1:11.07 (1200m), luego de lo cual comenzó a desprenderse con total solvencia, pasando la milla en 1:36.56, más de un segundo por debajo del registro de Forte & Loggins, sin dejar de considerar las particulares incidencias de esa carrera. Además, Cave Rock accionaba cómodo, sin rivales a la vista, pese a lo cual remató los 100m finales en 6.49, también por debajo del remate del Breeders’ Futurity (G1), que fue 8 centésimas de segundo superior. Así Cave Rock se ganó su pase a la Breeders’ Cup Juvenile (G1), a la que llegará con la aureola de favorito. Le secundó, a unos 5 cuerpos, National Treasure (20, por Quality Road), a su vez, cuatro largos por delante del linajudo Hejazi (20, por Bernardini), mientras más lejos aún, Gandolfini (20, por Justify) se quedaba en el 4° lugar. Según la opinión de Baffert, los potros derrotados por Cave Rock son individuos de calidad, que se harán nombrar por ello en el futuro. Siendo así, Cave Rock, monta de Juan J. Hernández, llegará como el rival a vencer, introduciéndose en la revancha planteada entre Forte y Loggins. Se forma así un trío para coger palco en la Breeders’ Cup Juvenile (G1).

Otro potro que logró impactar el sábado, en su compromiso en ruta a las Breeders’ Cup, fue el tresañero Annapolis (19, por War Front). Enfrentando a 11 rivales de primera categoría, diez de ellos maduros y la generalidad ganadores G1, este potro que entrena Todd Pletcher se mostró sólido, imponiéndose con enorme facilidad en el Coolmore Turf Mile (G1, Keeneland, 1600m, grama, US$ 1.000.000), una especie de “ensayo” para la próxima Breeders’ Cup Mile (G1, Keeneland, 1600m, grama, US$ 2.000.000), si se toma en cuenta el lote participante. Siguiendo de cerca el tren de carrera, planteado en parciales de 23.58 (400m), 46.60 (800m) y 1:10.01 (1200m), sin problemas, Annapolis, monta de Irad Ortiz Jr., se hizo líder toda la recta final, rematando los 400m finales en un fantástico 23.28, para dejar tiempo récord en la prueba de 1:33.29. Le escoltaron un par de campeones, siendo segundo el brasileño Ivar (16, por Agnes Gold) y tercero el irlandés Order of Australia (17, por Australia), ganador de la “Mile” (G1) en 2020. Los dos intentaron con fuerzas comprometer al potro de Pletcher, pero éste convirtió en infructuosos sus esfuerzos, luciendo inmenso. Annapolis será un rival a considerar en la “Mile”, sin dudas, pese a la temible presencia del irlandés Modern Games (19, por Dubawi), el tresañero de Godolphin, que se apunta como una especie de “Torre” en la prueba.

Otra gran exhibición sabatina fue la que brindó la “provinciana” Slammed (18, por Marking), que vino desde Nuevo México (EUA) a someter a las “sifrinas” de Kentucky (EUA), por vía de galope, en el Thoroughbred Club of America S. (G2, Keeneland, 1200m, arena, US$ 350.000), obteniendo pase directo para la próxima Breeders’ Cup Filly & Mare Sprint (G1, Keeneland, 1400m, US$ 1.000.000). Ganadora selectiva en Ruidoso Downs, Albuquerque, Zia Park y Sunland Park, Slammed aterrizó en Del Mar para julio pasado, logrando figurar 2ª en el Rancho Bernardo H. (G3, 1300m, US$ 150.000), derrotada por sólo ½ cuerpo, el 28 de agosto pasado, su actuación anterior a la de este sábado, donde lideró todo el trayecto en parciales de 22.75 (400m) y 46.02 (800m), rematando en 24.01 el cuarto de milla final y cruzando el disco al reverendo galope, con 6-½ cuerpos de ventaja. Entrenada por Todd Fincher, la castaña, que condujo Florent Geroux, colocó su récord en 9-1-0 (12 acts.), llevando sus ganancias totales a US$ 557.030. Tanto Geroux, que le calificó de muy profesional, como el entrenador Fincher quedaron complacidos. “Si perdía con estos parciales no tenía excusa. Ella puede ir mucho más rápido”, señaló Fincher, optimista con el próximo compromiso de la potra el 5 de noviembre en las Breeders’. Slammed es el primer ganador selectivo de grado que produce su padre, Marking (12, por Bernardini), un ejemplar criado por Godolphin. La veloz corredora es ½ hermana de dos ganadores selectivos y su madre lo es de otros tres múltiples ganadores selectivos. Habrá que contar con ella.

Cerramos hoy con la actuación de Going To Vegas (17, por Goldencents), la vencedora el sábado pasado del Rodeo Drive S. (G1, Santa Anita Park, 2000m, grama, US$ 300.000), logrando pase directo a la Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1, Keeneland, 2200m, grama, US$ 2.000.000), hazaña que completa por 2° año consecutivo. Una buena noticia para ella y sus allegados, incluido su efectivo entrenador Philip D’Amato, fueron las declaraciones del entrenador Wlliam “Billy” Mott, quien aseveró que su “Campeona” War Like Goddess (17, por English Channel) no estará participando en la “Filly & Mare Turf” (G1), pues le llevaría a enfrentar a los machos en la Breeders’ Cup Turf (G1, Keeneland, 2400m, grama, US$ 6.000.000), apoyándose en la distancia como excusa suficiente para dicha decisión. “La quiero ver en 2400m”, dijo Mott. De esta manera, Going To Vegas, que el año pasado figuró 11ª entre 12 participantes, se liberaría de quizás la principal rival en la “Filly & Mare Turf”, si deciden correrle allí, pues en una distancia que se ha comprobado suficientemente larga para ella.

Por hoy la dejamos acá. Continuamos el viernes próximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *